Thursday, 10 March 2011

Fue entonces cuando todo cobró sentido...


La respuesta no estaba en los libros o en el arte,
no.
Algo tan abstracto como el destino tenía que ser innato.
Se había pasado años esperando aquello que le abriese los ojos...


pero cuando lo descubrió ya era demasiado tarde,
y nunca volvería a ver la luz.

Fotografía y texto: Irene Disturbed